• Teléfono

    262 01 05
    315 487 41 13
  • Horario:
    7:00 a.m. a 9:30 p.m.
    Servicio de parqueaderos
    de 6:00 a.m. a 9:30 p.m.

noticia plazuelas mayo 20

 

En este instante usted está leyendo este texto. Es su momento presente, algo que estudiosos en temas de consciencia han trabajado bajo el nombre de mindfulness (estar atento de manera intencional a lo que hace).

Esa es una de las claves para la felicidad, esa condición idealizada que la Real Academia de la Lengua Española define como “estado de grata satisfacción espiritual y física”.

Lali Bustamante, psicóloga y entrenadora mental de alto rendimiento, considera que la felicidad es un estado del ser, “cuando me muestro como realmente soy, soy feliz y no necesito nada externo. Si comprendemos el verdadero sentido y propósito de la vida, somos esencia pura, dejamos las ataduras, las creencias limitadoras”.

Aprender a ubicarnos en ese presente es primordial para no sufrir más por el pasado ni angustiarse por el futuro. “Nos ocupamos únicamente de este instante y nos conectamos con la misión que sabemos que vinimos a cumplir, siendo fieles a nuestros propósitos y comprendiendo que los resultados que tenemos son el reflejo de nuestros pensamientos y actitudes”, precisa la entrenadora.


Confusión entre ser y tener

Julio Salleg Taboada, rector de la Colegiatura, universidad que organiza el Congreso Internacional OtroMundo (ver recuadro), señala que “la felicidad hoy está dada por lo que hacemos en la vida y las cosas que tenemos y no por lo que somos, que es lo verdaderamente importante. Es momento de hacer un alto en el camino”.

Precisa el rector que etiquetas como soy doctor, soy rubia, soy colombiano (y la lista puede ser más larga), son producto de esa educación que se recibe “dada para mantener hábitos, creencias, costumbres e ideologías y no para desplegar el potencial que tenemos. Cada persona debe entender que es un ser único y solo así podrá relacionarse y aprender con el otro”.

Por eso estudiar el “ser” es vital para este par de especialistas, quienes recomiendan, como primera medida en esa búsqueda de la felicidad, entender que a cada ser humano le llega el momento de hacerse preguntas trascendentes: “Quién soy, por qué y para qué estoy acá. Ahí comienza una búsqueda honesta y genuina. Es un tema muy personal”, dice Salleg.

Bustamante concluye, “hay que vivir un día a la vez, valorar y agradecer todo lo que tenemos, así nos enfocamos en el ser. Pilas con permanecer en piloto automático, haciendo actividades cotidianas en modo zombie, dormidos, esperando que la vida pase, sin sueños ni objetivos y culpando a los demás por nuestro sufrimiento”.

Es un inicio, ser feliz es un trabajo de todos los días.

 

Fuente: El Colombiano