• Teléfono

    262 01 05
    315 487 41 13
  • Horario:
    7:00 a.m. a 9:30 p.m.
    Servicio de parqueaderos
    de 6:00 a.m. a 9:30 p.m.

noticia plazuelas abril

 

 

El grupo Los Paticontentos se graduó, la ceremonia fue en Cerro Tusa, esa montaña famosa de Antioquia conocida por sus condiciones agrestes y su forma piramidal que se observa desde varios municipios del suroeste antioqueño. Lo llamaron la graduación porque nunca habían asumido el reto de esas características y lo concluyeron . Esa caminada fue inolvidable.

Paula Cruz, miembro del equipo, la recuerda; aunque para ella Cerro Bravo fue más difícil. Para medírsele a ambas montañas ella y sus compañeros se prepararon por lo menos dos meses antes, saliendo cada ocho días.

Ese plan de caminar trochas, atravesar quebradas y moverse entre bosques les resulta tentativo a muchos. Sin embargo, hacerlo tiene sus condiciones y requiere de cuidado.

Para el licenciado en educación física Jaime Andrés Veléz López, guía de Inder Medellín, es importante que quien esté interesado en un plan similar con alguno de los grupos que hay en la ciudad, sepa diferenciar el tipo de actividad que realiza, ya que según su caso, puede prestarse a malinterpretaciones.

Lo fundamental es distinguir estas tres: caminata, trekking y caminada. Sobre la primera dice que es tipo marcha; del trekking asegura que puede durar más de un día y que está diseñada para terrenos con varios grados de dificultad. La caminada o senderismo es un recorrido, por lo general, por una ruta definida y con una experiencia menos ruda y más por placer.

Grado de dificultad

En general, aclara Vélez, las tres actividades tienen niveles que van del uno al cinco (siendo el uno más fácil).

Un primer nivel de senderismo, por ejemplo, es un recorrido en terreno plano, carretera veredal o pavimentada, entre tres y cuatro kilómetros y puede durar de una a dos horas.

El nivel cinco “se hace en montaña con un perfil altimétrico de 1.200 metros o más. Durante el trayecto hay terreno rocoso o deslizamientos, es agreste y el paso puede ser más lento, debido a la dificultad”, señala el docente.

Una caminada al páramo de Belmira, que inicia en el parque del municipio y empieza en ascenso es, además por la altitud y las condiciones del territorio, una de nivel cuatro, dice William Herrera, líder fundador de Eco Travesías, entidad que se dedica al senderismo los fines de semana.

Por esa razón, asegura él, no le recomendaría a nadie empezar por ahí; sería irresponsable si lo hace.

“Es fundamental preguntar por el nivel. Si no tiene experiencia nosotros le sugerimos que espere una ruta que sea acorde con su desempeño”, resalta Herrera.

Los senderistas y guías a veces hablan de montaña baja, media o alta, para indicar el grado de dificultad. La primera alcanza una altitud máxima de 1.500 metros sobre el nivel del mar, en general, con buenas vías. La segunda, recorre caminatas de 1.500 y los 2.500. La alta, sobrepasa ese número y los terrenos pueden tener vías o no.

La primera caminada

Si se anima a asistir a una, seguro tendrá que hacer un calentamiento, habrá una presentación de la ruta y sus kilómetros. “Se introducen los guías del camino, que pueden ser entre dos y cuatro, de los que uno siempre va adelante del y otro atrás”, explica, con el fin de tener mayor control.

“Mi guía se caracteriza porque hay una parada de reagrupamiento, para que se junten de nuevo. Se pueden hacer unas cuatro veces durante el recorrido”.

Para quienes no tienen como costumbre realizar actividad física, la recomendación de Vélez es hacerse un chequeo médico. Es importante revisar la presión, los reflejos, la respiración y las rodillas.

No obstante, el licenciado señala que quienes tengan alguna complicación, como las de rodilla, no deberían descartar la caminada, ya que se pueden tomar precauciones y elegir una ruta y un nivel (en general el primero) que le permita a este practicante un buen desempeño.

“Es importante prepararse no solo caminando sino con ejercicios que le ayuden con el fortalecimiento, sea en gimnasios urbanos gratuitos de la ciudad o pagando alguno”, recomienda el profesor.

 

Fuente: El colombiano